LECTOR DE TEXTO

BUSQUEDA

martes, 4 de octubre de 2011

Lactancia y Esclerosis Múltiple. Un testimonio de entrega y


El testimonio que a continuación comparto con ustedes es de una mujer trabajadora, madre abnegada y con un padecimiento llamado Esclerosis Múltiple. Debo confesar mi profunda admiración por esta mujer y  por el empeño de dar lo mejor a su bebé a pesar de todo.  TE FELICITO, DE LAS MÁS CAMPEONAS QUE CONOZCO!!!
En las palabras de esta querida mamá, su precioso testimonio.
"Tengo los pechos cargados de leche y amor, y la fuerte convicción de que la leche materna es otro vínculo más para transmitirle a nuestros bebés lo mucho que los queremos.
No es solo la leche, sino el amor que siento que puedo transmitirle al alimentarlo.
No ha sido fácil, tampoco difícil ni imposible.
Me impulsó la paciencia y el apoyo incondicional de quienes me motivaron a hacerlo, además de la salud de mi hijo quien me ha preferido antes que a todas las sustancias, que se inventan para  reemplazarnos o complementarnos, según sea el caso y como lo quieran llamar.
Me costo varios años el hecho de animarme nuevamente a tener un hijo, luego de que me diagnosticaran esclerosis múltiple.  Junto con mi esposo tomamos la decisión de intentarlo. Con mucha ansiedad, deje el medicamento que me inyecto semanalmente para evitar brotes de mi enfermedad. Ocurrió el milagro de la vida. Esa bendición en la que nos sumergimos escasas  veces y que transforma los momentos de la espera en momentos mágicos.
Transité un embarazo maravilloso, en los que tuve días, casi todos en donde sentía un cuerpo sano. Fue un embarazo sin dolores, sin complicaciones  y lleno de ilusión.
Se me había olvidado cuanto mas fácil es la vida cuando uno se siente pleno…
Durante el embarazo investigué con  mi consultora de lactancia (a quien agradezco profundamente), como amamantar, sin que mi hijo tuviese riesgos por causa del medicamento que debo utilizar.
Descubrimos que es un tema poco estudiado.
Finalmente contactamos a un investigador de EEUU y concluimos que una vez colocado la medicina llamada Interferón, no le suministraría pecho por 15 hrs. (tiempo promedio en que la medicina permanece en sangre) y luego de ese lapso reanudaría la lactancia.
 Durante ese periodo me extraería la leche y la desecharía.
Así lo hice por 8 meses y medio de forma exclusiva, incluso guarde muchísima leche mientras pude para los días que recibí medicamento (1 vez por semana) y también la utilice cuando estuve por 3 días internada. Empecé a trabajar cuando mi bebé cumplió los tres meses.
La naturaleza es sabia, durante 9 meses nos preparamos para recibir a nuestro hijo y una vez lista toda la familia, incluso mi bebé. El decidió llegar para transformar nuestras vidas en días mas felices para mí, para mi esposo y para su hermana, quien al recibirlo dijo que Dios había escuchado su deseo.
Hoy sé, que fue la mejor decisión, que mi vida cambió, que me siento completa y que le di a mi hijo el mejor regalo que le pueda dar un padre a un hijo además de la vida: un hermano y un compañero de vida.
Gracias infinitas a todos los que me ayudaron, gracias a mi esposo por su amor, apoyo, fuerzas y paciencia, gracias a mi hija mayor que ha sido mi ángel, gracias a mis amigos que son mi bastón  y gracias a la vida que me dio una familia de la que vengo, la cual estoy orgullosa de tener, y gracias infinitas a Dios que me permitió formar una familia la cual escojo día a día"
Gracias a Greg Donikian por la foto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...