LECTOR DE TEXTO

BUSQUEDA

lunes, 27 de junio de 2011

MIELINA Y ESCLEROSIS MULTIPLE



Las neuronas son las células más “famosas” del sistema nervioso pero, sin embargo, no son, ni mucho menos, las más numerosas. De todas las células de nuestro sistema nervioso, el 90% pertenece al grupo de las células denominadas gliales. Estas células cumplen funciones diversas, como nutrición, protección y sostén.
Entre las células gliales, hay un grupo, los oligodendrocitos, que trabajan junto con las neuronas para que la transmisión del impulso nervioso se haga de manera correcta. Los oligodendrocitos se enrollan alrededor de las neuronas y forman sobre éstas una capa aislante, como si fuera el aislante que recubre el hilo conductor de un cable. Este aislante, la mielina, es fundamental para la correcta transmisión del impulso nervioso.
La mielina es una capa aislante que cubre células nerviosas
Las enfermedades que afectan a la integridad de la mielina se conocen como enfermedades desmielinizantes, y producen efectos sobre la movilidad y la sensibilidad. La proteína proteolipídica, PLP, es la mayoritaria de la mielina. El avance en el conocimiento de su comportamiento biológico es fundamental para comprender el proceso de mielinización.
Los oligodendrocitos se consideran células polarizadas, es decir, células cuyas membranas tienen dos zonas o “dominios” distintos: la llamada cara apical y basolateral.
Pues bien, un reciente trabajo publicado en PloS One sugiere que el transporte de PLP hacia la cara apical sigue una ruta indirecta denominada transcitosis. En esta ruta, las proteínas llegan al dominio apical pasando previamente por la cara basolateral.
PLP parece transportarse de esta manera: después de ser sintetizada, va hacia la cara apical para, a continuación, dirigirse hacia la mielina. Asimismo, se ha comprobado cómo PLP se internaliza desde la membrana basolateral para asociarse a MAL2, una proteína esencial para el proceso de transcitosis.
El conocimiento exhaustivo de los mecanismos de transporte de PLP y otras proteínas de mielina aportará la base necesaria para afrontar los estudios de los procesos desmielinizantes y sus patologías asociadas.
                     

La importancia de la mielina

Introducción

La mielina, que es la sustancia que rodea la mayoría de las fibras nerviosas, acelera la transmisión de los impulsos nerviosos a otras partes del cuerpo. La pérdida de mielina puede reducir o incluso bloquear estos impulsos, lo que provoca diversos síntomas.


Transmisión de los impulsos nerviosos

Las neuronas tienen unas fibras largas, finas y flexibles para transmitir los impulsos. Los impulsos son señales eléctricas que se transmiten a lo largo de los nervios. La longitud de las fibras nerviosas permite transmitir los impulsos entre distintas partes del cuerpo (por ejemplo, entre la médula espinal y los músculos de las piernas).


La mielina como acelerador de la transmisión de los impulsos

La mayoría de las fibras nerviosas están rodeadas por una capa de una sustancia grasa y aislante llamada mielina. Esta sustancia acelera la transmisión de los impulsos. La capa mielínica se interrumpe o estrecha a determinados intervalos, los nodos de Ranvier.

Los impulsos saltan de un nodo a otro, lo que hace que la transmisión sea más rápida que si el impulso recorriera toda la fibra nerviosa. La mielina de las fibras nerviosas facilita la transmisión de la señal a una velocidad de más de 100 metros por segundo (tan rápida como un coche de carreras).


Síntomas provocados por la pérdida de mielina

Si la vaina mielínica que rodea la fibra nerviosa se daña o destruye, los impulsos nerviosos se ralentizan o dejan de transmitirse. Los impulsos se transmiten a lo largo de toda la fibra nerviosa, lo que requiere mucho más tiempo que si la transmisión se realizara entre nodos.

La pérdida de mielina puede provocar un cortocircuito o bloqueo de la transmisión de los impulsos nerviosos. La región en la que se ha destruido la mielina se denomina lesión o placa.

Los impulsos nerviosos ralentizados o bloqueados por completo por las lesiones provocan una amplia variedad de síntomas, que son una manifestación de una disfunción del sistema nervioso. Estos síntomas pueden ser deficiencias sensitivas (como visión borrosa), problemas de coordinación, dificultades para caminar y otras alteraciones de las funciones del organismo (por ejemplo, control insuficiente de la vejiga urinaria).


Cómo regenerar la mielina?


Decidida a investigar como lograr mi bienestar usando medios alternativos que me dieran una mejor calidad de vida. Comienzo a dar mis primeros pasos en el Yoga,la radiestesia, los cuencos tibetanos, la Noesiterapia ,la Fitoterapia, para ayudar a fortalecerme física y espiritualmente y a convivir con mienfermedad. En este punto y gracias a una visita de un primo hermano a quien no veía hace años y quien me hizo replantear una pregunta simple pero que por estar tranquila o resignada con la medicina a la que estaba sometida, no me había planteado: -“De que está compuesta la mielina?” Pues de esa respuesta depende también que grasas suministrar a mi organismo para ayudar al proceso de remielinización La mielina y la remielinización. El funcionamiento del sistema nervioso se basa en la transmisión de información entre las neuronas o células nerviosas mediante impulsos eléctricos que circulan a través de fibras nerviosas o axones. La capacidad de transmisión de las neuronas mejora enormemente gracias a la vaina aislante que envuelve la fibra nerviosa, de la cual ya había hablado al comienzo de este libro. Esta vaina está compuesta de una sustancia llamada mielina, la cual es fabricada por una célula llamada oligodendrocito. Los oligodendrocitos y la vaina de mielina son dos de los principales blancos del proceso patológico de la EM. La pérdida de oligodendrocitos ocasiona a su vez una pérdida de las vainas de mielina que envuelven los axones, en un proceso llamado desmielinización. La consecuencia inmediata de la desmielinización es que los axones sufren un notable deterioro de la eficacia en la propagación de los impulsos, es como si el recubrimiento de un cable de teléfono estuviera pelado causando ruidos indeseados en una conversación.. La desmielinización puede verse seguida por un proceso regenerativo espontáneo en el que nuevas vainas de mielina vuelven a recubrir los axones. Este proceso se conoce con el nombre de remielinización o reparación de la mielina, lo que permite a los axones recuperen la transmisión eficaz de los impulsos. Me planteo el reto de descubrir que alimentos pueden proporcionarme la “materia prima” para ayudarme a reparar mi propia mielina: Los ácidos grasos esenciales, linoleico y linolénico, son necesarios para el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso y del cerebro por su abundancia en la membrana de las neuronas. Un aporte adecuado de ácidos grasos esenciales se consigue consumiendo aceite de semillas, frutos secos, germen de cereales, aguacate, cereales integrales, soja y aceite de hígado de bacalao, o complementos dietéticos como el aceite de onagra y el germen de trigo

FUENTE 
http://esclerosismultiple.bligoo.com/como-regenerar-la-mielina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...