LECTOR DE TEXTO

BUSQUEDA

viernes, 6 de enero de 2012

“MANGOSTEEN AND MULTIPLE SCLEROSIS” del Doctor J. Frederic Templeman.


Esclerosis Múltiple
“MANGOSTEEN AND MULTIPLE SCLEROSIS” del Doctor J. Frederic Templeman.
La esclerosis múltiple es la principal causa de invalidez
neurológica en adultos jóvenes. Usualmente golpea entre los 20 y
los 50 años de edad con un pico en los 30, y las mujeres la sufren
el doble que los hombres. Curiosamente, la enfermedad es menos
común según te acercas al ecuador del planeta y este hecho
apunta a un posible factor medioambiental como su causa. Pero
no se ha descubierto ninguna.
Aunque un 15 por ciento de personas con E.M. tienen parientes con la enfermedad, no se ha
detectado un patrón definible hereditario.
El sistema nervioso central, es decir, el cerebro y la médula espinal, son el objetivo de esta
enfermedad que es inflamatoria y autoinmune por naturaleza. Autoinmune significa que el
sistema inmnitario del cuerpo falla al reconocer algún tejido específico como propio, y por lo
tanto ataca dicho tejido propio como si se tratara de un invasor externo. En el caso de la E.M.,
el tejido que resulta atacado es la materia blanca del cerebro y la médula espinal. Otros
ejemplos de enfermedades autoinmunes son la artritis reumatoide, algunas formas de
hipotiroidismo y el lupus.
El sistema nervioso central se compone principalmente de células nerviosas (neuronas) que
transmiten impulsos eléctricos. Igual que los cables eléctricos requieren un recubrimiento
aislante, los nervios están recubiertos por una sustancia adiposa denominada mielina, esencial
para su correcto funcionamiento. En la esclerosis múltiple, este recubrimiento de las neuronas
llamado mielina es atacado por las células (linfocitos y macrófagos) del sistema inmunitario y
son dañadas o destruidas. Como resultado de dichos ataques tenemos primero el
ralentizamiento de la conducción y eventualmente el completo bloqueo en la conducción de los
nervios a medida que degeneran las neuronas desprotegidas. Aunque la mielina es capaz de
regenerarse, un nervio muerto no. El curso completo de la enfermedad puede llevar de 20 a 30
años dependiendo del tipo de E.M.
Mientras la causa absoluta de la E.M. aún sigue sin estar clara, más de 20 agentes infecciosos,
tanto virus como bacterias, han sido directamente apuntados como causantes. Actualmente se
cree que es necesario que un individuo predispuesto genéticamente contraiga una de estas
infecciones (muchas de las cuales son comunes, como el virus Epstein-Barr) para desarrollar la
E.M. Afortunadamente, esto no siempre ocurre cuando esas condiciones existen y otros
1 / 4
Esclerosis Múltiple
factores están presuntamente involucrados.. Por razones que siguen sin esclarecerse, el
embarazo también puede ser un causante en individuos susceptibles del desarrollo de la
enfermedad.
EXAMINEMOS UN MOMENTO DE QUÉ MANERA UNA INFECCIÓN
PUEDE CAUSAR UNA ENFERMEDAD AUTOINMUNE CRÓNICA
Las células se comunican entre sí. Esta comunicación, que realmente es un lenguaje químico,
se denomina crosstalk. Los mensajeros químicos, al igual que los corredores en la Primera
Guerra Mundial, transportan señales de una célula a otra y también de una parte de una célula
a otra parte (como el núcleo). El sistema es extraordinariamente complejo y sujeto a
interrupciones por parte de microorganismos invasores.
Células y otros elementos del sistema inmunitario están constantemente alerta por los
invasores. Monitorizan el crosstalk en búsca de señales de auxilio. Las células que son
atacadas (quizás incluso silenciosamente desde dentro por un virus) realizan llamadas
químicas para atraer la atención del sistema inmunitario. Por ejemplo, una célula infectada por
un virus puede tomar una porción del recubrimiento de dicho virus y dejarla que sobresalga de
su propia pared celular como señal de qué es el enemigo y dónde se encuentra.
Ocasionalmente, esta porción del invasor, utilizada por la célula para alertar al sistema
inmunitario, permanece en la pared celular. A veces puede estar sumergida en la membrana
celular y permanecer indetectable. En otras ocasiones puede exponerse y provocar por lo tanto
un ataque del sistema inmunitario. Este comportamiento en plan “juego del escondite” del virus
es una posible explicación de los característicos ataques intermitentes de algunos tipos de E.M.
Alternativamente, el ataque inicial el agente infeccioso puede programar permanentemente las
células del sistema inmunitario para que ataquen equivocadamente a tejido normal. De
cualquier manera en que la enfermedad se perpetúa, el evento que provocó los ataques
inmunitarios que caracterizan la E.M. fué seguramente una infección viral o bacteriana.
Al examinar la inflamación como proceso de mayor daño en la E.M., es notable que el primer
ataque de la enfermedad (que en el 30 por ciento de los casos es una ceguera transitoria u
otros síntomas oculares como neuritis retrobulbar) se debe totalmente a la inflamación. Debido
a esto, es muy difícil diagnosticar la enfermedad pronto con una Resonancia Magnética, porque
no hay cambios estructurales. Más adelante, los ataques del sistema inmunitario destruyen
más tejido y aparecen escaras, visibles en una RM. Todas las formas de E.M. presentan las
características placas e inflamación, pero hay diferencias significativas entre dichas formas de
la enfermedad que merecen la pena describirse aqui.
La clasificación más amplia de las distintas E.M. incluye los tipos de brotes y recaídas, primaria
progresiva, secundaria progresiva y progresiva remitente.
• Brotes y recaídas (o Remitente-Recurrente) --- Es ésta la forma más común de la
enfermedad. Se caracteriza por ataques distintivos con recuperación total o parcial. Entre los
ataques no hay progresión de la enfermedad.
• Primaria Progresiva ---Una forma menos común de la E.M. caracterizada por una progresión
2 / 4
Esclerosis Múltiple
firme con remisiones ocasionales.
• Secundaria Progresiva ---Esta forma de E.M. comienza a partir del tipo Brotes y recaídas pero
se vuelve progresiva segura y firmemente con el paso del tiempo, y existen pruebas de
degeneración de las funciones entre ataques.
• Progresiva-Remitente ---Éste es el tipo de E.M. más raro, firmemente progresivo desde el
primer síntoma, tiene periodos de empeoramiento identificables o los ataques salpican su
curso.
Además de la clasificación describiendo el curso de la enfermedad, también se clasifica por la
localización donde tiene lugar el daño en el sistema nervioso central. Los signos y síntomas
reflejan disfunciones de dichas partes del sistema nervioso:
• E.M. Generada (aproximadamente un 50% de los casos)
o Síntomas visuales como visión borrosa, defectos en el campo visual (pérdida de campo de
visión central) y déficits de visión en color.
o Pérdida de la habilidad para girar los ojos lateralmente, movimientos bruscos de las pupilas
y que el paciente arrastre las palabras son síntomas de daño en los nervios, lo cual viene
directamente del cráneo (nervios craneales). Náusea, vómitos, sordera y mareos, debilidad de
los músculos faciiales o pérdida sensorial, y doble visión o dolor ocular están también causados
cuando se encuentran involucrados los nervios craneales.
o Disminución de la memoria a corto plazo, dificultad para encontrar palabras y disminución
de la concentración.
• E.M. Espinal
o Debilidad o entumecimiento de uno o más miembros (un primer síntoma común).
o Fatiga fácil como resultado de una menor actividad.
o Debilidad espástica y entrecortada de las piernas.
o Disfunción de la vejiga y con menor frecuencia disfunción de intestinos (aunque el
estreñimiento es un problema frecuente).
o Hormigueo en las extremidades, usualmente piernas y pies.
• E.M. Cerebral (afectando al centro de coordinación y movimiento del cerebro)
o Hablar arrastrando las palabras.
o Incapacidad de realizar movimientos coordinados de brazos y piernas (ataxia).
o Movimientos bruscos de los ojos.
Hay algunos factores agravantes que empeoran cualquier forma de mantifestación de la
enfermedad.
• Temperatura corporal elevada
• Estrés físico o esfuerzo
• Estrés emocional
Aunque existen varias medicinas para tratar la E.M., todas ellas son inyectables y ninguna es
predeciblemente efectiva para todos los pacientes. La E.M. sigue siendo incurable y aunque se
3 / 4
Esclerosis Múltiple
están investigando campos innovadores como terapia con células madre o inyección de
inmunoglobulinas intravenosa (IVIG), no se ha encontrado nada hasta la fecha que consiga
detener los estragos de la enfermedad.
POR QUÉ EL MANGOSTÁN PARA LA E.M.
Las Xantonas del mangostán son anti-inflamatorios poderosos y parecen funcionar
disminuyendo el daño de la inflamación tanto durante los ataques como entre ellos.
Adicionalmente, los experimentos con antioxidantes poderosos han mostrado efectos
protectores cobre la mielina cuando está siendo atacada por el sistema inmunitario. Los
macrófagos, utilizando ráfagas de radicales libres para dañar la mielina, son los principales
colaboradores de la patología de la E.M., y el extracto de mangostán tiene unos potentes
efectos antioxidantes. Finalmente, la protección antimicrobiana del mangostán puede prevenir
las infecciones iniciales que conducen a la E.M., al igual que puede prevenir infecciones
recurrentes del tracto urinario y úlceras de cama en pacientes con la enfermedad avanzada.
DOSIS RECOMENDADA
• 30 a 60 ml antes de cada comida.
El Dr. Templeman es médico de atención primaria, certificado en Estados Unidos y en Canadá, con más de
veinte años de experiencia clínica.
Como Director Médico de Phytoceutical Research,el Dr. Templeman es responsable del desarrollo de
proyectos de investigación y de la evaluación de los datos clínicos. Está siendo muy demandado
internacionalmente como orador y autor sobre salud, nutrición y sobre las propiedades de salud del
mangostán.
El Dr. Templeman viaja regularmente al Sudeste asiático, donde ha establecido numerosas asociaciones
con científicos en varios países con el fin de continuar la investigación de la fruta del mangostán y la
poderosas Xantonas exclusivas de esta fuente botánica.
Además de sus responsabilidades normales, el Dr. Templeman ofrece regularmente sus servicios
voluntarios como médico en el tercer mundo, proporcionando su esencial ayuda médica a estas
comunidades incomunicadas sumergidas en la pobreza.
El Dr. Templeman y su esposa Michele son padres de diez hijos y actualmente residen en Utah.
4 / 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...